28 may. 2015

Fotografía No.1 | Albahaca Fresca


En este pequeño proyecto confecciono productos hechos a mano uno a uno, en los que cada puntada y pincelada están realizadas con todo el mimo posible, con calma y sin prisas. Son piezas inspiradas en lo que me rodea, en partes de mi día a día. Desde que empecé, siempre he sido yo la entrevistada y cada vez que me he sentado frente al ordenador para responder a las preguntas que me habían llegado desde el otro lado, he sentido que aquello me estaba sirviendo para algo. Para encontrar palabras que no siempre salen, parar parar y reflexionar sobre lo que estaba haciendo en ese momento, parar mirar mi trabajo con un poco de perspectiva y ver si el lugar donde estaba era en el que realmente quería estar.


Por eso ahora, desde esta pequeña sección que estrené hace unos días, me apetece ponerme al otro lado y así, quizá, poder provocar esa misma autoreflexión en personas a las que admiro por como capturan el mundo a través de su objetivo. Abrir un rincón de este diario a quienes, como yo, disfrutan creando con una cámara colgada al cuello y cuyas fotografías inspiran, de algún modo, lo que sale de mis manos. Compartir, de vez en cuando, imágenes que no son propias con un motivo justificado: contar una historia. La intención es reunir aquellos trabajos que me resultan interesantes, descubriros a quienes están detrás, resaltando su esencia. Compartir la inspiración que hay detrás de la filosofía que envuelve cada paso en este proyecto a través de la fotografía. Así, hoy os hablo de una de mis fotógrafas favoritas...



Albahaca Fresca es un diario gastronómico que une la fotografía y la cocina, el slow food y la filosofía de vida lenta. Es un blog que nos invita a sumergirnos en la cocina antigua de algún lugar de Italia, a disfrutar de esa luz tan especial que se cuela por las ventanas y a saborear, a través de sus fotografías, cada una de las recetas que presenta. Todo ello es, al final, el reflejo de su propia historia, la de Mia Sarri, quién está detrásAl preguntarle como empezó su interés por la fotografía, explica que siempre ha sido muy observadora y que, quizá, ese fue el primer paso. Después en la universidad estudió la parte más técnica, pero no ha sido hasta hace unos años que ha surgido un verdadero interés, impulsado por su pareja (que también es fotógrafo) y por la necesidad de transmitir sus sensaciones a través de la cámara.


Entiende la fotografía como la forma de destacar aquello que es importante a los ojos de cada uno y en consecuencia, como un modo de expresión más. Me cuenta que, más allá de la búsqueda de la belleza que percibimos en sus fotografías, lo importante para ella es transmitir la esencia de lo que hay detrás. La mayor parte del tiempo tras su objetivo hay alimentos; elejidos siempre con una connotación y queriendo transmitir algo con cada uno. No cabe duda de que lo consigue con creces, pues sus fotografías llevan a experimentar, en todos los sentidos. Nuevos sabores, calma, lentitud, calor de hogar...

Lo que la guía para insipirarse es el paso de las estaciones, sus colores, sus texturas, los ritmos que estas van marcando. En eso se basa su día a día y eso intenta contar a través de la fotografía. Además, el lugar donde vive es una antigua casa de campo en el Norte de Italia, lo cual es una fuente contínua de inspiración y aporta esa influencia de lo antiguo por la que tan atraída se siente ella y tanto atrapa a quién se topa con cualquiera de sus capturas. 


Al preguntarle si de entre todas las fotografías que ha tomado hasta el momento, tiene alguna favorita, me cuenta que tiene varias. Aunque fue una de sus primeras capturas y poco tiene que ver con sus estilo actual, guarda con especial cariño una que tomó a un perro en Valparaíso (Chile) hace años durante un viaje. Además, de las que ha publicado en su blog destaca dos: hortensias y alcachofas, ambas con un significado especial. Mia define su fotografía como la forma de contar su propia historia. No cree que exista una clave para conseguir un estilo personal; seguir nuestra esencia es lo que nos diferencia. La comida siempre ha sido importante en su vida, el claroscuro es una luz con la que ha vivido y el mundo antiguo siempre está presente como fuente de inspiración. Creo que no puede haber nada más sincero que trabajar desde lo que uno es. Y sus fotografías, no son más que el fiel reflejo de quién está detrás...



Gracias Mia, por dejarme contar tu historia en este diario personal, por tu bonita
respuesta a mi propuesta y por inspirar a diario con la magia de tus fotografías.


© Fotografías: Albahaca Fresca

1 comentario:

  1. Una maravilla de fotografías, voy a ver la web, muchas gracias por compartir ;)

    ResponderEliminar