12 abr. 2015

Crear desde el alma


"Meraki (v.) to do something with soul, creativity or love,
to put something of yourself into your word"


El otro día hablaba de lo complicado que es poner precio a un producto cuando este está hecho a mano por una sola persona y su fabricación implica las contadas horas de las que dispone fuera de las obligaciones diarias. Hoy retomo el hilo para reflexionar sobre otra cuestión sobre la que hacía mucho tiempo que me apetecía escribir. Y es que desde que empecé este proyecto, hace ya más de dos años, siempre lo he compaginado con los estudios y demás obligaciones cotidianas propias de la vida de una estudiante. Nunca ha sido fácil e incluso cuanto más tiempo pasa, más complicado parece, porque más crece esa sensación de estar haciendo malabarismos entre pinceles, agujas y libros de la universidad. Y aún así no me quejo, ni mucho menos, porque es algo que sale muy de dentro y creo que cuando uno quiere algo de verdad, siempre encuentra el modo de seguir haciéndolo por mucho esfuerzo que cueste.

Creo que cada producto cuenta (o debería contar) una historia y esta es la mía; un proyecto pequeño, que crece con calma y sin prisas, trabajando con mimo. Tratando siempre de avanzar sin llegar a crecer demasiado para poder seguir abarcándolo todo al ritmo que necesito, para poder seguir haciéndolo todo con más o menos facilidad, pero siempre con mis manos, de principio a fin, sin delegar. Detrás de esa historia, esa filosofía que suena tan bien, hay también nervios, prisas y tensión. Días en que no puedo enviar un paquete tan rápido como otros lo harían o semanas en las que tengo que preparar exámenes para la universidad mientras no dejan de llegar nuevos pedidos. Pero no, no me quejo. Porque cuando haces algo que sale del alma, con amor y poniendo parte de ti en ello, valen la pena todos los esfuerzos. La palabra meraki es, sin duda, una de esas cuya definición viene bien releer a menudo...

2 comentarios: