2 mar. 2015

Recta final

Al empezar el año decidí ir estirando los días hasta que llegase mi cumpleaños para, entonces, comenzar de verdad. Era el momento en que, pasados los exámenes y con unos días de vacaciones de por medio, me vería más capaz de parar y estrenar una nueva etapa, cumplir planes, hacer cambios y reencauzar mi vida, así en general. Llegado el momento, me encuentro haciendo listas de preparativos y objetivos de lo que quiero para este año. El estreno de la pequeña "primera colección" es parte de la renovación que me propuse, así que ese proyecto en el que tantos meses llevo trabajando junto a algún que otro cambio, verán la luz a principios de marzo. Como ya avanzaba semanas atrás, hacía tiempo que necesitaba una pequeña renovación y creo que lo he conseguido. Aunque con mucho miedo, poco a poco he ido dejando atrás todo aquello que no me sentía segura haciendo y he descubierto que me apetece improvisar más.

También he aprendido la importancia de colaborar con otras personas para poder llegar a todo y conseguir, a través de sus granitos de arena, plasmar exactamente lo que estaba buscando en cada momento. He revisado los aspectos que no me convencían y recuperado ese yo más artesano probando otras técnicas y materiales. Sorprendiéndome al ver que me siento muy cómoda con lo nuevo aprendido y comprobando que a veces lo mejor está tan sólo unos pasos más allá, justo cuando salimos de nuestra "zona de comfort". Ahora sí, entramos en la recta final, a punto de empezar una nueva aventura, con tanto entusiasmo como nervios, con ganas de ir desvelándolo todo durante los próximos días.



"A comfort zone is a beautiful place, but nothing ever grows there"


No hay comentarios:

Publicar un comentario