16 feb. 2015

21

Hoy hace veintiún años que llegué al mundo.

Llevo unos días dándole vueltas, anotando en una pequeña libreta fragmentos de lo que me viene a la mente cuando pienso en ello, pero llegado el momento, me cuesta encontrar las palabras para resumirlo en unas pocas líneas. Pero aún así me esfuerzo, porque me apetece más que nunca compartirlo. Muchas cosas han cambiado desde el último cumpleaños y, aunque trato de centrarme en todo lo que aún sigue como estaba, resulta difícil evitar que los recuerdos se agolpen y duelan, cada uno a su manera.


De un tiempo a esta parte, no dejo de darle vueltas a lo que ha sido mi vida en estos últimos añosQuizá algo tenía que pasar para que pudiera comprender que, en demasiadas ocasiones, había ido dejando por el camino pequeños fragmentos de lo que realmente soy. Ahora, como si de las piezas de un puzzle se tratara, me centro en reconstruirme, en recuperarme. Disfrutando del presente sin pensar demasiado en un futuro que no sé hacia donde me llevará. Un nuevo capítulo que apenas acaba de empezar, en el que ser yo, sola y al mismo tiempo acompañada por aquellos que nunca han dejado de estar.


De algún modo sé que este día, aunque diferente a los anteriores, será especial. Porque parece ser el punto de inflexión para empezar a ver con nuevos ojos los cambios vividos. Ahora guardo emociones que en otros tiempos hubiese compartido y sé que eso me hace más fuerte. Ahora ciertas sensaciones se convierten en lecciones de vida y me hacen ver que ha llegado la hora de conocerme un poco más. Es el momento justo para ver que poco a poco me encuentro, que no importa lo que otros piensen y que este es el camino para vivir de verdad. Superar las pérdidas y decir adiós a puertas que yo no quería cerrar. Pensar que quizá esas despedidas me lleven hacia un lugar aún mejor, aún por descubrir. Celebrar con quienes siguen a mi lado un año más y sonreír por lo bueno que esté por venir. Dar las gracias a cada uno de los que formáis parte (de un modo u otro) de mi vida y pedir un deseo (o puede que alguno más).


Be brave. Embrace your goodbyes, because every "goodbye"
you receive in life sets you up for an even better "hello".


No hay comentarios:

Publicar un comentario