8 ene. 2015

Esta vez

Desde hace tiempo, de forma silenciosa, he ido haciendo cambios por aquí y retoques por allá para conseguir evolucionar hacia un estilo cada vez más maduro y personal. Hace un tiempo decidí que era hora de darle nuevos aires al blog y al contenido que aquí comparto. Después de meses con los estantes de la tienda online vacíos por falta de tiempo, y también de energía, para ser llenados de novedades, sentí la necesidad de recuperar la esencia del proyecto y a la vez, de volver empezar para poder seguir.

Estás últimas semanas he visto a todos los artesanos ocupados y al cien por cien preparando las Navidades. En cambio, aquí me tenéis a mí, a un ritmo completamente distinto. A principios de verano, empecé a pensar en lo que quería hacer esta vez. Me di cuenta de que lo que necesitaba era tiempo para estar bien, para ordenar todas las ideas que se habían ido acumulando en mi cabeza y hacerlas realidad con calma. Dejar atrás todo lo que hasta ahora no me había convencido al cien por cien y pensar en aquello que me apetecía probar. Y ese fue el comienzo de todo. De pronto empecé a dar forma, sin tener intención en un principio, a algo a lo que en voz bajita podría llamar pequeña "primera colección"


De forma intuitiva, sin prisas ni grandes pretensiones, estaba recuperando la esencia del proyecto y aquello que en su día me movió a empezar. La búsqueda de la naturalidad y el deseo de conseguir un producto artesanal. Como hasta ahora, sí, pero esta vez desde el principio hasta el final, del primer boceto al último de los detalles. Hice muchas pruebas, busqué inspiración en la fotografía y la naturaleza, pensé en las estaciones que venían y traté de encontrar los materiales en los pequeños comercios locales de la ciudad. De ahí surgió la locura de querer aprender a coser y bordar empezando de cero. Fue todo uno, vino rodado, sin planificar, como algunas de las mejores cosas de la vida.


Un trabajo interrumpido por razones varias que verá la luz en unas semanas, para así estrenar año, ilusiones y nuevos proyectos casi al mismo tiempo. Aún con algunos aspectos por limar, el resultado es un pequeño conjunto de piezas hechas con esa ilusión de los nuevos comienzos. Piezas que encajan entre sí y están llenas de aires bohemios, colores cálidos e inspiración natural. Algo hecho a mano con mimo, pensado hasta el último detalle y poniendo todo el esfuerzo y tiempo posible. Tras horas de dedicación, de pinceladas y puntadas, de la incondicional ayuda de los míos y de colaboraciones con gente bonita.

No ha sido fácil, pero no recuerdo haber disfrutando tantísimo del proceso como esta vez. Desempolvar bastidores y la máquina de coser, pasar horas dándole vueltas a cada idea y aprender a pedir ayuda, también. Después de esbozos, prototipos, errores, pruebas de medidas y mucha paciencia, hemos dado forma a "eso" que hacía meses que deseaba hacer realidad. En unos días, al fin, estará todo terminado y podré hacer las fotografías con las que tantas semanas llevo soñando. Así que sólo me queda agradecer a todos lo que seguís ahí detrás, aún después de tan largo parón y tan pocas explicaciones en su momento. A veces la vida nos depara cosas que no hubiésemos imaginado jamás, que nos obligan a parar, a volver a empezar. Así que aquí estamos, volviendo a empezar con muchos cambios y más ganas que nunca.

Gracias de corazón por seguir acompañándome.


2 comentarios:

  1. Gracias a ti por compartir, tus inquietudes, tu manera de mirar.
    Gracias!!!!
    Ganas locas!!!!de ver lo que traes entre manos.
    Un besazooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por estar siempre al otro lado, Estela. Tú y tu bonita familia sois de esas cosas buenas que pasaron en 2014 y que espero que sigan en 2015 :) Muchas ganas también por mi parte de mostrarlo todo por fin y que guste tanto como me gusta a mí! Un beso enorme para todos.

      Eliminar